Historia

Todos los objetos presentados en esta página web son fabricados con piedra ollar natural, extraída de Handöl en la provincia de Jämtland, en Suecia. Con un toque de originalidad, nuestros productos responden perfectamente a las necesidades del siglo XXI, sin embargo la piedra ollar natural es utilizada desde hace milenios por el hombre. ¡Ya los vikingos la utilizaban para fabricar ollas y utensilios de cocina!

Sus características únicas

La piedra ollar natural es en primer lugar conocida por su facilidad para poder trabajarla. Roca muy blanda, se compone esencialmente de talco. Además su nombre « ollar natural » viene del latín « ollaire » que quiere decir « fabricar ollas ».   A diferencia del granito o de otras amalgamas, la piedra ollar natural tiene una superficie lisa, muy suave al tacto. Es  particularmente digna de mención su capacidad para almacenar el frío o el calor, y restituirlo lentamente.

Handöl

Es a partir del siglo XV cuando se encuentran los primeros rastros de extracción de la piedra ollar natural en Handöl en Suecia. Handöl no es solamente conocido por su filón de piedra ollar natural, sino también por su situación, ya que no tiene salida, porque sorprendentemente, la carretera de Jämtland termina allí.

  • Información complementariaAbrir o cerrar

    Descubrimos en el antiguo registro de impuestos, que los propietarios de la cantera de piedra ollar natural eran campesinos y también, que eran los que pagaban más impuestos de toda la región de Åre

    En 1685, Urban Hiärme, médico del rey Carlos XI, fue a la región de Jämtland con la intención de visitar el macizo montañoso de la frontera sueco-noruega – “la colina de la que se extrae la piedra ollar natural, resistente al fuego y al agua” Es el primer personaje importante que visita la cantera de piedra ollar natural. Si bien la piedra ollar natural era ya conocida por sus cualidades y su valor, Urban Hiärme constataba, a su pesar,  cómo se manipulaba y se desperdiciaba sin miramientos. Relata su periplo en su cuaderno de viajes: “Bendito sea Dios que por su gracia  me ha permitido llevar a cabo este difícil y peligroso viaje”

    Hay que esperar hasta 1869 para que un consorcio compre a los campesinos los derechos para explotar el filón y las cascadas cercanas, después en 1882 y con la llegada del ferrocarril se completaría la transformación industrial del sitio.

    Handöls Täljstens och Vattenkrafts AB se creó en 1900. Allí se fabricaban estufas, ollas, marmitas y piedras para cocinar. La empresa participa en varias ferias y exposiciones, entre ellas la Exposición Universal de París, en 1900 en la que consigue el primer premio.

    En los años 40, la actividad está en pleno apogeo y la empresa da trabajo a 130 personas. En 1936 se construye por fin una carretera hasta la fábrica. Las estufas son el producto estrella de Händol, que también equipaba las salas de espera de los ferrocarriles. En 1946, se inicia un descenso de la actividad. La bajada  del precio de la energía hace que disminuya el interés del mercado por la capacidad calorífica de la piedra ollar natural.

    Hubo que esperar hasta 1986, para que el propietario actual decidiera reabrir la empresa con 11 empleados. Desde ese momento, la estructura conoce un nuevo auge, gracias a una reciente oleada de interés por las características caloríficas excepcionales de la piedra ollar natural y por las aplicaciones,  que tienen como resultado un ahorro de energía.

El verdadero origen de las piedras para whisky

Al contrario de lo que se dice en  numerosas leyendas reinventadas, el uso de la piedra ollar natural para mantener y restituir el frío, es muy reciente. Fue en los años 90 cuando Marianne Berggrund fabricó por primera vez los « cubitos de hielo que no se derriten » y los llamó Whisky on the rocks Rocks. ¡Es así como nacen las piedras para whisky! Desde ese momento, la empresa familiar ha desarrollado toda la gama de productos que usted conoce y que pronto apreciará. Encuentre desde ahora los productos de piedra natural Täljsten en una tienda próxima a su domicilio.

  • Información complementariaAbrir o cerrar

    Observando los talleres para tallar la piedra e intercambiando impresiones con sus clientes es como Marianne Berggrund  descubrió las características térmicas de la piedra ollar natural. Hasta ese momento se utilizaba esencialmente por su capacidad para restituir el calor. Marianne decidió trabajar la piedra ollar natural por sus cualidades para enfriar . También fabricó de esta forma los primeros « cubitos de hielo que nunca se derriten » con restos de piedras. Con un resultado satisfactorio, renovó y posteriormente mejoró sus creaciones, que se han convertido en un elemento indispensable para poder saborear un whisky en óptimas condiciones.

    Rápidamente mediatizadas y presentadas como una buena idea para hacer un regalo, las piedras para whisky acaparan la atención de numerosos programas de televisión. Las primeras piedras para whisky de Marianne seducen a los sectores más de moda de Estocolmo y después traspasan fronteras… Si bien es cierto que existen copias en el mercado, las únicas y verdaderas que le garantizan calidad y satisfacción al 100% son las piedras naturales Täljsten.